Alta médica y procedimiento de disconformidad

Alta médica. Procedimiento de disconformidad

Alta médica y procedimiento de disconformidad

Una vez llegados a los 365 días de baja médica (incapacidad temporal), el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), es el único competente para controlar el proceso de baja médica. Por ello a partir de este punto, el médico de cabecera no podrá expedir partes de confirmación ni proceder al alta médica. El propio INSS controlará todo el proceso a partir de los 365 días de incapacidad temporal.

Una vez alcanzados los 365 días de baja médica, el INSS citará al trabajador para revisión médica, en la que una vez evaluada su capacidad laboral emitirá  resolución con tres posibles consecuencias:

  1. Prorrogar la incapacidad temporal 180 días.
  2. Iniciar expediente de incapacidad permanente.
  3. Alta médica.

 

Ocupándonos del supuesto de alta médica, el trabajador puede impugnar la decisión del INSS a través del procedimiento de disconformidad. De forma independiente y paralela, el trabajador puede iniciar el correspondiente procedimiento judicial ante el Juzgado de lo Social.

Este procedimiento es válido exclusivamente si con ocasión de la revisión médica a los 365 días de IT (incapacidad temporal), el INSS procede con el alta médica (art. 170.2 Ley General de Seguridad Social). No es válido para altas una vez transcurridos los 365 días. De igual forma, si es la propia Mutua quien ha acordado emitir el alta, se deberá seguir otro procedimiento diferente, supuesto que nos ocupará en otro artículo.

Plazo de presentación contra el alta médica

Tras la notificación del alta médica por parte del INSS, el trabajador tiene un plazo de 4 días naturales (consecutivos; incluidos sábados, domingos y festivos) a contar tras el días de la notificación para iniciar el procedimiento de disconformidad. El INSS, por su parte, tiene un plazo de 11 días para resolver la impugnación. En caso de que el trabajador no respete el plazo de 4 días, deberá sustanciar la impugnación mediante el procedimiento ordinario, lo que retrasará la resolución final.

En este sentido, si se ha de acudir al procedimiento ordinario, se deberá presentar escrito de reclamación previa administrativa en el plazo de 11 días hábiles a contar a partir de la fecha de la emisión del alta. El INNS tiene 7 días para resolver el expediente y, tanto si no responde (silencio administrativo negativo), como si responde de forma negativa, se deberá presentar demanda judicial en el plazo de 20 días hábiles tras el vencimiento del plazo.

Se ha de poner especial atención en la elaboración del texto de la reclamación previa. Y ello debido a que si se cometen errores en el contenido, por acción u omisión, no se podrá subsanar en la fase judicial, y por ello el procedimiento estará condenado al fracaso.

¿Qué ocurre al presentar escrito de disconformidad en plazo?

Si se presenta el escrito de disconformidad en el plazo de 4 días naturales, los efectos de la incapacidad temporal se prorrogan durante la resolución del expediente y hasta un máximo de 11 días. Dado los plazos actuales de resolución, normalmente sobrepasan el undécimo día a la espera de resolución.

Existe una excepción. Se prorrogaran los efectos de la incapacidad temporal hasta 18 días, en caso de que el Servicio Público de Salud entienda que el alta es errónea y lo comunique al INSS, instando a este a que reconsidere el alta. Es una situación poco habitual.

Si presento el escrito de disconformidad ¿he de reincorporarme a la empresa?

No, durante la prórroga de la incapacidad temporal por haber presentado disconformidad no hay obligación de reincorporación y durante ese periodo se percibe prestación (topes máximos 11 o 18 días)

Comunicaciones a la empresa

Desgraciadamente, nuestro Ordenamiento jurídico no prevé ningún sistema de comunicación con la empresa para procedimientos de disconformidad con altas médicas. Y ello unido a que el plazo es muy corto.

Por ello, el trabajador debe comunicar a la empresa el mismo día o siguiente día hábil que ha procedido a impugnar el alta médica. Para ello debe presentar escrito ante la empresa explicando que se ha procedido a la impugnación, indicando el día de presentación del escrito, fecha del alta médica, y lugar de presentación del escrito. El trabajador no tiene obligación legal de presentar copia del recurso de disconformidad a la empresa, dado que normalmente contiene datos de carácter médico. Con ello evitaremos un despido disciplinario por absentismo y/o abandono del puesto de trabajo.

¿Qué ocurre tras presentar la disconformidad?

Una vez presentada la disconformidad, el Servicio Público de Salud de la Comunidad Autónoma (SPS) resolverá el expediente, adoptando una de las siguientes opciones:

 

  • Alta médica correcta. En este caso, si el SPS considera correcta la emisión del alta médica, el trabajador se tendrá que reincorporar a su puesto de trabajo. Lo tendrá que hacer el siguiente día hábil tras recibir la resolución desestimatoria. A partir de aquí, tendrá que seguir el procedimiento de impugnación por el trámite ordinario.

 

  • El SPS no coincide con el INSS. El Servicio público de salud no tiene capacidad de control sobre el proceso de baja médica, como ya indicamos, a partir de los 365 días. Pero ello no obsta a que el SPS notifique su disconformidad ante el alta emitida por el INSS para que la reconsidere. En este sentido, el INSS podrá reconsiderar el alta o mantenerla. En caso de mantener el alta médica, deberá motivarla. Y cuando hablamos de motivación nos referimos a fundamentación jurídica suficiente en la resolución que emita.

 

 

Comparte este post: