despido-facebook-y-twitter-576x262

Redes sociales y teléfono: causa de despido.

By Abogados Sevila
In julio 24, 2014
1649 veces leido

 

Ya son unas cuantas las sentencias, por no decir muchas, en las que se sienta doctrina sobre los despidos causados por llamadas personales, búsquedas en internet, descargas de programas y uso de redes sociales de forma abusiva y reiterada.No hablamos de hechos aislados, sino de una doctrina consolidada que sienta las bases para sucesivos procedimientos judiciales que inicien las empresas en contra de los trabajadores que realicen estas prácticas.

Hace poco más de 4 meses, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, dictó sentencia 914/2014 de 10 de febrero de 2.014 declarando la procedencia de un despido de una trabajadora, con categoría administrativa por realizar gran cantidad de llamadas personales desde su puesto de trabajo y desde el teléfono de la empresa, en concreto 123 llamadas con una duración total de 611.22 minutos. Además la empresa la acusaba de usar el correo electrónico y de realizar múltiples descargas también para uso personal.

La empresa, que tras detectar que la trabajadora comunicaba en gran cantidad de ocasiones y que tardaba en contestar las llamadas, realizó una auditoría en su centralita telefónica y en su sistema informático detectando todas las comunicaciones objeto del despido. Además la trabajadora estaba embarazada con 28 semanas de gestación y había firmado cláusula de confidencialidad de datos y se uso de correo electrónico.

Tras producirse el despido, la trabajadora presentó demanda en el juzgado de lo Social solicitando el reconocimiento de la improcedencia del despido, a lo que se negó el juzgado y lo calificó de procedente. Posteriormente la trabajadora interpuso recurso de suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña concluyendo dicho Tribunal en ratificar la procedencia del despido.

Si nos trasladamos a poco más de un año vista, otra sentencia, Sentencia núm. 2144/2013 de 15 noviembre del Tribunal Superior de Justicia de Asturias recoge el recurso de Suplicación de un trabajador de call center que durante su jornada de trabajo visitaba webs de contenido deportivo, de ocio e informativo, además de llevar al puesto de trabajo discos duros externos para conectarlos al ordenador de la empresa con el fin de escuchar música y ver videos durante la jornada laboral. Tal y cómo cita la sentencia:

[…]“Ud. ha estado visitando de forma frecuente y reiterada páginas Web, entre las que se encuentran páginas de búsqueda, de consulta de actualidad y de videojuegos, así como de redes sociales, (twitter,facebook). Igualmente se ha detectado la presencia en el equipo a Ud. asignado de películas, música y material audiovisual que no pertenece a la dotación del equipo de nuestra Empresa y que por tanto fue alojado en el ordenador por Ud. realizado todo ello en su horario de trabajo.”[…]

Además toda esta actividad la llevaba a cabo usando la red Wifi del centro de trabajo lo cual estaba prohibido expresamente por comunicación interna  escrita para todos los trabajadores y trabajadoras, tal y como se desprende de la sentencia misma:

[…]”A mayor abundamiento se puede señalar que los equipos puestos a disposición de los técnicos del Test-center no están configurados para permitir el acceso a Internet por lo tanto, el hecho del acceso a las referidas páginas web no puede ser considerado como accidentales, sino que han requerido de ud. una conducta deliberada e intencionada dirigida a burlar los dispositivos de la empresa y la seguridad de la propia red, accediendo para ello a las claves de seguridad de la red inalámbrica wifi de nuestra empresa ubicada en el mismo lugar de trabajo y para otra actividad de la compañía, o bien de redes de terceras personas”.[…]

Existen numerosas sentencias en el mismo sentido, reconociendo la procedencia de despidos disciplinarios motivados por este tipo de actuaciones que desde nuestro punto de vista tienen una sólida base legal dado que hacer uso de patrimonio de la empresa para uso personal, además de conllevar la dejación de las actividades propias del puesto de trabajo y vulnerar la normativa de protección de datos, deja muy atrás la buena fe contractual a la que todos los trabajadores le deben respeto y cumplimiento.

Artículos relacionados

Compártenos:Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0